Debe descargar el flash player para visualizar esta seccion
Miercoles 22 de Octubre de 2014
    

  [TRIBUNALES]  LAS COSAS SE LE PONEN DIFÍCILES AL DUQUE: AHORA SE LE VINCULA CON UN VENDEDOR DE ARMAS INVESTIGADO POR EEUU

Urdangarín, el traficante de armas y la coartada

Urdangarín, huyendo de los periodistas en las calles de Washington.
NOTICIA:

Iñaki Urdangarin mantuvo en su declaración judicial que la cuenta en Suiza que la Fiscalía le atribuye pertenece, en realidad, al empresario jordano Mansour Tabaa. Según documentos confidenciales publicados por Wikileaks, la tapadera del duque es un contratista de armas, fuertemente vinculado con el ejército y la familia real de Jordania.

El sábado 10 de enero de 2009, los responsables de la embajada estadounidense en Ammán (Jordania) se pusieron en contacto con Washington. Desde la capital jordana, los diplomáticos escribieron a sus jefes en el Departamento de Estado para dar cuenta de sus investigaciones. El correo cifrado llevaba dos palabras en clave: Blue Lantern, el nombre del programa que controla el tráfico de armas a escala mundial. Todo contratista, comerciante o empresa que trabaje legalmente con armamento en cualquier parte del globo tiene que estar registrado en él y aportar la documentación relativa a sus operaciones. El objetivo es que en esa cadena de favores, de contratos y de intermediarios, ni una sola bala vaya a parar a las guerrillas y los grupos terroristas.

Desde la capital jordana, los funcionarios del Departamento de Estado trataban de verificar la “buena fe” de uno de los contratistas que operan sobre el terreno. Se trataba de un conseguidor contratado por varias compañías estadounidenses: un sirio llamado Bassam A. R. Pharaon. Sus contactos con el régimen jordano son sobresalientes. Los informes confidenciales confirman que Pharaon desarrollaba directamente tecnología militar bajo la supervisión del rey Abdalá II, mantenía una estrecha relación con el príncipe Faisal, hermano del actual rey y comandante en jefe del ejército, y con el director de Seguridad Pública del Gobierno jordano, ya que su esposa –Dina Abdul Kader Tash– es familia directa de este alto funcionario. La firma americana Sikorsky utilizó los servicios del sirio para colocar ocho helicópteros Black Hawk al régimen jordano, al igual que L3 Communications, una compañía que tiene a la Nasa, la CIA y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos entre sus principales clientes.

Poco antes, el 8 de diciembre de 2009, los agentes estadounidenses acudieron a las oficinas que Research and Consulting Services (RSC), la empresa que Bassam A. R. Pharaon tiene desde 1986 en el centro de Ammán. Y allí se entrevistaron con un empresario jordano, un hombre llamado Mansour Tabaa. Este individuo custodiaba la empresa en ese momento y se identificó como familiar –tío– de Bassam Pharaon.


 

Enviar a un amigo    Imprimir noticia
Debe descargar el flash player para visualizar esta seccion
Debe descargar el flash player para visualizar esta seccion
Debe descargar el flash player para visualizar esta seccion
Debe descargar el flash player para visualizar esta seccion
Debe descargar el flash player para visualizar esta seccion
Debe descargar el flash player para visualizar esta seccion
Debe descargar el flash player para visualizar esta seccion